jueves, 6 de septiembre de 2018

Ponete en movimiento

El avance de la tecnología ha modificado en forma notable el estilo de vida para las personas del siglo XXI. Surgieron nuevos métodos de trabajo, nuevos oficios con largas jornadas laborales y, en general, la tendencia es la de promover el sedentarismo.


Este estilo de vida contemporánea ha contribuido a que las personas realicen cada día menos actividades que requieran esfuerzo físico, ya que este ha sido sustituido por medios mecánicos, eléctricos y electrónicos.


El sedentarismo se convierte en países desarrollados en un problema de salud pública, que debe ser atendido con urgencia. En Argentina, la Tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo arroja que el 54,9% de la población no cumple con las recomendaciones médicas y lleva un estilo de vida inactivo. Este porcentaje es mayor en las mujeres y en los mayores de 65 años, en quienes alcanza el 67%.


Realizar actividad física en forma regular ayuda a reducir el riesgo de hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes, cardiopatías, cáncer de mama y de colon, y depresión. Además, mejora la salud ósea y es fundamental para el equilibro calórico y el control de peso.


No obstante, es importante no confundir “actividad física” con “ejercicio”. La primera contempla al ejercicio pero, también, a otras actividades que implican mover el cuerpo y que pueden realizarse en distintos momentos como en el trabajo, en actividades recreativas y durante las tareas domésticas.


No es necesario que la actividad física sea intensa, basta con pequeños cambios en nuestros hábitos diarios para producir un impacto beneficioso y duradero en nuestra salud.


 


Enterate cómo podes hacer para combatir el sedentarismo haciendo click aquí


 


ESCUCHÁ NUESTRA COLUMNA EN FM SOLDADOS