Conocé más

VIH y SIDA no son lo mismo. El Virus de Inmunodeficiencia Humana es un virus que afecta al sistema de defensas del organismo, llamado sistema inmunológico. Una vez debilitado por el HIV, el sistema de defensas permite la aparición de enfermedades. En un estadío avanzado de la infección por HIV esta enfermedad se denomina Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA). Entonces, el SIDA es un conjunto de síntomas que aparecen por una insuficiencia del sistema inmunitario causada por este virus que se transmite de persona a persona.

También existen los portadores asintomáticos que tienen el virus aunque no manifiestan SIDA, pero contagian.

El diagnóstico para saber si se tiene HIV se realiza mediante análisis de sangre.

En la Argentina, según el Ministerio de Salud de la Nación, en un informe elaborado, en diciembre del 2016, hay 120.000 personas con VIH, de las cuales 84.000 (70%) conoce su diagnóstico y hay 36.000 (30%) que aún no.


Existen los portadores asintomáticos, que tienen el virus aunque no manifiestan síntomas ni desarrollan SIDA, pero contagian.

El diagnóstico de HIV es sencillo y se hace por análisis de sangre.

En la Argentina casi un 30% de los diagnósticos se realizan en forma tardía.


La principal vía de transmisión es la sexual. El 90% de las infecciones se realizan por relaciones sexuales sin protección.


Actualmente hay tratamientos que pueden evitar la replicación del HIV. No cura la infección, pero evita que el virus se multiplique y que destruya las defensas del cuerpo. El tratamiento es crónico, es decir que una vez que se empieza es necesario tomarlo todos los días, toda la vida. Si el tratamiento se mantiene de forma correcta en el tiempo, las personas con HIV tienen una calidad y expectativa de vida similar a quienes no tienen el virus.


Prevención

¿Cómo se previene?

– Vía sexual: se previene usando preservativo de manera correcta. Cualquier otro método anticonceptivo no previene el VIH.

– Vía sanguínea: se previene evitando el contacto con sangre. Para eso, es necesario no intercambiar o compartir agujas ni jeringas. También se sugiere controlar que todo procedimiento que incluya algún corte o punción (pinchazo) sea realizado con material descartable o esterilizado. Por último, evitar el contacto con sangre o utilizar guantes de látex.

– Vía perinatal o vertical: se previene controlando los embarazos. Se recomienda que toda mujer embarazada se realice el análisis de VIH durante el primer trimestre.

El hecho de estar en pareja estable no implica seguridad absoluta de no poder infectarse. Si tu pareja o vos estuvieron con otras parejas anteriormente, también estables, que a su vez estuvieron con otras parejas y alguna de ellas estaba infectada, el contagio es posible. Siempre es bueno hacer un análisis en conjunto, antes de comenzar a tener relaciones sin preservativo.

¡Recordá!:
Prevenir el contagio es fácil: usá preservativo siempre, y no compartas agujas.
Recordá que el análisis de detección de HIV es absolutamente confidencial – nadie sabrá el resultado más que tu médico y vos.